Reproducción de plantas por Esquejes

Los esquejes son una forma fácil y económica de multiplicar tus plantas favoritas.

¿Que necesitas? Solo necesitas unas tijeras (desinfectadas), un recipiente con agua, polvo enraizante, un sustrato adecuado y una pequeña maceta o bandeja de germinación.

Sigue estos pasos.

1. Corta las ramas más sanas y vigorosas de la planta madre, preferiblemente de las puntas (no debe estar en floración). Cada rama debe medir de 10 a 15 cm de largo (no mas). El corte debe hacerse a 1 cm del nudo mas abajo. Recuerde que una ves cortada la rama que va ser el esqueje, este ya no recibirá mas alimento de su planta madre y hasta que broten las nuevas raíces debe alimentarse de lo que ya contiene en su interior, por eso no debe ser ni muy largo ni muy corto, debe tener el tamaño justo para subsistir y para no pudrirse si es muy largo.
2. Retira las hojas inferiores de cada rama, dejando solo un grupo de 4 hojas en el extremo superior. Deja al descubierto al menos dos nudos o yemas en la parte inferior de cada rama. Los nudos donde están la yemas es desde donde saldrán las nuevas raíces, por eso deben quedar dentro del sustrato.
3. Sumerge los extremos inferiores de las ramas en un recipiente con agua durante un par de minutos, para que se humedezcan los nudos de la parte inferior. Luego, escúrrelos ligeramente y pásalos por el polvo enraizante, sacudiendo el exceso que pueda quedar.
4. Prepara un sustrato que retenga la humedad, como turba de coco, perlita, turba de montaña fina, compost o humus. Humedécelo un poco y colócalo en un semillero o matero pequeño que tenga orificios de drenaje para evitar el encharcamiento que es fatal para los esquejes porque se pudren con facilidad. Aplástalo ligeramente para que quede firme y compacto.
5. Con el dedo o un palito, haz un agujero en el sustrato por cada rama que vayas a plantar (el agujero tiene que tener profundidad suficiente para que entre toda la parte del esqueje que esta impregnada con el polvo enraizante y los dos nudos o yemas que dejamos descubiertos). Introduce cada rama con cuidado, sin que se despegue el polvo enraizante. Presiona el sustrato alrededor del esqueje para que quede bien sujeto.
6. Rocía las ramas con agua y repite cada 12 horas para mantenerlas húmedas, pero no encharcadas.
7. Recuerda que los esquejes no se pueden tocar ni mover porque interrumpimos el proceso de enraizamiento. Dependiendo de la planta, el tiempo de enraizamiento dura de 10 a 45 días y algunas especies pueden tardar hasta 3 meses o mas. Busca un lugar con buena luz pero sin sol directo bajo techo para poder controlar su evolución.
8. Si las hojas que dejaste en la punta del esqueje son muy grandes, córtalas a la mitad con la tijera para evitar una deshidratación excesiva.

El uso del enraizante favorece la formación de raíces en menos tiempo y aumenta el porcentaje de éxito, mucho mas cuando son especies de enraizamiento lento.

Espero que te hayan sido útiles estas sugerencias. Si tienes alguna otra consulta, no dudes en contactarnos por WhatsApp que con mucho gusto te responderemos.

Carrito de compra